Actualidad

"Hoy más que nunca tenemos que demostrar de qué estamos hechos"

Pedro Elias, compañero de la Gerencia de Radio, nos comparte su adaptación ante la nueva normalidad.


1. ¿Qué desafíos le presentó el trabajo remoto?

El primer desafío fue adaptarse al cambio, a esta nueva realidad que definitivamente significó un gran reto para todos los integrantes de mi familia quienes tuvimos que asimilar el hecho de no poder hacer las cosas que hacíamos antes, por ejemplo, salir o compartir con amigos y con total libertad.

El desarrollar mi trabajo de periodista de manera remota significó, a su vez, involucrar a mi familia para que entiendan las funciones que desarrollaba en mi centro laboral y que ahora haría desde casa, pero se da la figura que mi esposa y mis hijos tenían que hacerlo de igual manera, tanto en lo laboral (ella) y en sus estudios (ellos) ya que todavía están en el colegio, lo que obligó a que tengamos que modificar y adaptar nuevos ambientes de mi hogar para desarrollarnos de la mejor manera.

Asimismo, me permitió en lo personal asumir nuevos emprendimientos para desarrollarme en otras actividades que no hacía normalmente, como por ejemplo, la edición de videos para la página web y redes sociales que se complementaban con mis funciones habituales.

2. ¿Cómo lleva a diario las tareas que puedan presentarse en su hogar con la labor remota?

El desempeñar tus labores profesionales en el hogar en las actuales circunstancias de pandemia, nos obliga a redoblar esfuerzos en todos los aspectos, dado que tu concentración y atención a lo que sucede dentro del seno familiar te exige de una manera muy distinta que cuando laboras de manera presencial. Parece mentira, pero se trabaja y te exige mucho más, dado que las emergencias y la atención a la familia es permanente y se presentan en cualquier momento.

3. ¿Qué estrategias ha implementado su área para mantener la comunicación y el trabajo en equipo?

Rescato que en el área de Prensa Radio se ha hecho un gran esfuerzo por estar permanentemente comunicados con el personal que está haciendo lo mejor posible por sacar adelante la producción periodística en sus diferentes plataformas, como por ejemplo, la utilización del WhatsApp, importante herramienta, que nos permite estar mejor interconectados de manera instantánea y la utilización del Facebook y Twitter, donde se plasma nuestro trabajo día a día.

Asimismo, una vez a la semana nos reunimos vía Zoom, todo el personal que realiza sus actividades de manera remota y presencial, para evaluar y discutir todo lo acontecido en nuestras actividades.

4. ¿Qué extrañas del trabajo presencial?

Definitivamente lo que más se extraña es el contacto con los compañeros, el compartir con ellos nuestra jornada laboral, nuestras discusiones, intercambios de experiencias y la retroalimentación con las jóvenes generaciones que se nutren de nuestra experiencia y nosotros aprendiendo de ellos los nuevos retos que te impone la modernidad. Hoy más que nunca queda demostrado que en realidad nuestro centro laboral es “nuestro segundo hogar” y esta frase que se repetía muy a menudo y que sonaba a cliché, ahora es más cierta que nunca y la valoramos sinceramente.

5. ¿Qué mensaje de aliento tienes para tus compañeros de la institución que trabajan de manera presencial para asegurar la continuidad de nuestras señales?

Primero decirles que Dios los bendiga infinitamente y que entiendan que el destino los eligió para jugar quizás, el papel más importante de sus vidas en la historia del país, de sus familias y del IRTP.

Esto conlleva una enorme responsabilidad, compromiso y cuidado porque el covid 19 nos ha puesto a prueba a todos, con situaciones que nunca nos imaginamos que iban a suceder y que realmente nos sorprendió y sacudió.

Hoy más que nunca tenemos que demostrar de qué estamos hechos y que la familia del IRTP superará esta prueba que nos ha puesto la vida y será el mejor homenaje a todos nuestros compañeros que pasaron a la inmortalidad a causa de esta pandemia y por otras circunstancias, y a quienes no pudimos despedir como hubiera sido nuestro deseo, finalizo queridos amigos(as) diciéndoles: cuídense mucho, todos somos importantes, DIOS NOS AMA.